“Manzanilla”: La mipyme dedicada a la producción de ropa para bebés

Apuntando a un segmento importante en el rubro de las confecciones “Manzanilla”, una Mipyme nacional, ganadora del Programa Competitividad de las Mipymes (PCM) 2023 se prepara para seguir creciendo en la venta de prendas para bebés y, por sobre todo, para dar más mano de obra tanto directa e indirecta a los paraguayos.

Esta microempresa fue seleccionada junto a otras 19, de un total de 45 emprendimientos que presentaron sus proyectos para acceder al Programa Competitividad de las Mipymes (PCM), y fue beneficiada con bienes de capital por valor de unos G. 50 millones, y asistencia técnica, por dos años, para el avance y mejora de su negocio.

Jacqueline Sarubbi, representante del negocio, comentó que se encuentran desde años dentro del rubro de la confección de prendas, no obstante, desde hace unos tres años el negocio se dedicó exclusivamente en la elaboración de ropas para bebés, ya que vieron a este segmento como un “nicho por explorar”, el cual calificó de muy exitoso.

Programas que ayudan
Con relación al PCM, Sarubbi indicó que este ayudó al crecimiento del negocio. Asimismo, resaltó la importancia de conocer lo que el Ministerio de Industria y Comercio (MIC) ofrece a las micro, pequeñas y medianas empresas paraguayas para seguir creciendo y desarrollándose en el sector, uno de los más importantes de la economía nacional.

“Al acercarnos a la institución, nos enteramos de todos los programas para las Mipymes, y empezamos a participar de varios de ellos, obteniendo Capital Semilla y ahora el PCM. Tenemos mucha esperanza y nos anima a seguir creciendo y seguir luchando por nuestros sueños”, dijo con respecto a los servicios que pone a disposición la institución.

Mencionó que «Manzanilla”, en la actualidad, da mano de obra a unos 12 empleados, e indirectamente trabajan con 8 a 10 talleres, que tiene a un mínimo de 2 a 3 personas trabajando, y que aumenta según la demanda.

“Tenemos dos locales físicos, uno para venta al público, y otro donde preparamos los cortes para las piezas, que luego son retiradas para sus confecciones por el personal tercerizado, y una vez terminadas, hacemos un control de calidad y distribuimos en los locales, además de las ventas mayoristas en todo el país, y también, ofrecemos por las redes sociales”, señaló la microempresaria.

Explicó además, que la aceptación por parte del público, en la compra de ropas para bebé, es por el cuidado que le prodigan al producto, que empieza con la presentación y por la calidad. “Cuidamos mucho los detalles de las telas, tienen que ser 100 % algodón”, agregó.

 

Etiquetas

Categorías