García Miró: Un soñador que exporta cuchillos a 17 países del mundo

Pedro García Miró, emprendedor reconocido en redes sociales como el fabricante de los más innovadores cuchillos, sables y otros artículos en madera y cuero, visitó el Ministerio de Industria y Comercio durante el lanzamiento de la nueva edición de Capital Semilla de Reemujer, y comentó cómo el MIC a través del Viceministerio de Mipymes, ayudó a consolidar su negocio y a exportar sus productos hechos en Carapeguá, a 17 países del mundo

«El MIC me ayudó a tener visión, a exportar, de verdad podés vivir de tus sueños», dijo durante su visita a la institución, luego de dos años de presentarse por primera vez a un concurso de la Dirección Nacional de Emprendedurismo (DINAEM) dependiente del Viceministerio de Mipymes, cuando daba a conocer los originales cuchillos que hacía, con el yunque prestado por su padre.

García Miró agregó que, cuando se acercó al MIC fue para conocer los concursos de financiamiento no reembolsables, pero gracias al asesoramiento de los encargados de la DINAEM, logró iniciar la exportación de sus productos. «Hoy, dos años después, estoy de vuelta, pero ya habiendo exportado a 17 países. Envíe a Japón, Rumania, Alemania, Noruega, a todos lados, y me falta Rusia y Australia. Tengo un mapa en mi oficina y cada vez que entró digo, me falta Australia, siempre Magnifico y es importante esto para los emprendedores», sostuvo.

El uso de redes sociales fue la vía perfecta para promover y dar a conocer su negocio. Actualmente, vende mediante plataformas como Tik Tok; Facebook e Instagram.

Recordó que, a nivel mundial, más del 80% de los emprendimientos no llega al tercer año por lo que hay que mantener firme el sueño inicial, desarrollar el mercado, encontrar el proveedor, encontrar los clientes y cuando el ingreso del emprendimiento sea igual, o superior al salario, es ahí donde se puede renunciar para pasar a ser un emprendedor. Del desarrollo de dos trabajos, Pedro explica que es un poco difícil combinar la tarea de ser emprendedor y a la vez estar empleado de un lugar.

«Por eso me definí: yo voy a ser emprendedor el día que cargue mi heladera y pague mi ANDE con mi emprendimiento. Yo era empleado y daba gusto porque era una plata extra que tenía, pero llegó un momento en que las dos cosas no podía hacer. No podía ser un empleado eficiente porque andaba preocupado con mi emprendimiento, y no podía ser un buen emprendedor porque tenía que hacer bien mi trabajo, y ahí tome el gran salto».

Libertad laboral
García Miró es ingeniero en ecología humana y ejerció el desarrollo rural por espacio de 15 años, sin embargo, deseaba pasar mayor tiempo en su casa, con su hijo que, en ese entonces, tenía sólo 4 años.

«Le invito a todos los emprendedores, y también a la gente que no emprende, a entrar en este apasionado mundo que yo le definí como: Libertad laboral, que es hacer lo que te gusta y eso te paga, te genera plata y ahí vos dejas de trabajar literalmente. Te da igual todos los días, ya no ves feriado, ya no ves domingo, es levantarte, hacer tu pasión, y tener la suerte que la gente te pague por eso2, recomendó.
Añadió que, si bien el camino no es fácil ni sencillo, sino que está colmado de horas de fabricación y de trabajo, vale la pena pelear por lo que a uno le apasiona.

Pedro, es autor del libro «Emprendedor o Soñador», que comenzó a escribirlo desde el 2019 para ordenar sus ideas ante los desaciertos que llevaba tener la combinación del trabajo diario con la vida de emprendedor. Según comentó, el material de lectura está dividido en tres partes: Su historia personal, los 12 pasos del emprendedor y, finalmente, consejos para emprender.

 

Etiquetas

Categorías